La historia de la serpiente

Una serpiente se coló en un taller de carpintería y, mientras se arrastraba hacia la esquina, rozó una sierra y se lastimó un poco. Sintiéndose agredida, en ese momento se giró y mordió la sierra, y mordiendo la sierra se hirió en la boca.⁣⠀⁣

Entonces, no entendiendo lo que le estaba pasando y pensando que lo que vio la estaba atacando, decidió rodear la sierra con todo su cuerpo como si quisiera asfixiarla con toda su fuerza.⁣ Así fue.

Desafortunadamente, la serpiente terminó siendo “asesinada” por la sierra. A veces, reaccionamos con rabia, pensando en herir a quienes nos han hecho daño, pero en realidad nos estamos haciendo daño a nosotros mismos.⁣⠀⁣

En la vida, a veces es mejor ignorar situaciones, personas y ofensas. Porque las consecuencias pueden ser irreversibles y catastróficas. Siempre es mejor actuar con amor y perdón (aunque cueste mucho), que con palabras odiosas, porque si sigues tu camino sin alterarte, verás a todos tus enemigos caer y tragar sus propias palabras.⁣⁣⁣



Si tras leer esta historia, te apetece dejarme una reflexión puedes hacerlo en:

Un fortísimo abrazo y ¡feliz semana!

Javier

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *