¿ERES EMPRENDEDOR O WANTREPRENEUR?

Parcero, sí, a ti que estás leyendo esto te pregunto ¿eres emprendedor o wantrepreneur? Porque existen diferencias sustanciales entre una cosa y la otra. ¿No sabes de qué se tratan? Entonces este artículo te va a caer como anillo al dedo. Si bien en este blog hemos hablado mucho acerca de lo que significa ser emprendedor, poco hemos tocado el término Wantrepreneur. Y ustedes dirán, Danny, ¿de qué se trata esa palabra tan rara? Comprendo que no la conozcan muchachones, porque no muchas personas hablan de ella. Sin embargo, resulta muy paradójico, ya que el mundo está lleno de wantrepreneurs.

Empecemos diciendo que wantrepreneur es una palabra que podría traducirse como emprendedor de deseos. Es decir, una persona que tiene deseos de emprender pero que nunca pasa a la acción. ¿Cuántos de esos conocemos? Son esas típicas personas que viven diciendo: «tengo una gran idea de negocio» y al cabo de los meses o los años, en vez de haber puesto en práctica esa idea, vuelven a decir: «tengo otra gran idea de negocio» ¿Ya ven más o menos a lo que me refiero parceros? Un Wantrepreneur, en palabras del orador Tedx, Matías Salom, es aquella persona que:

  1. Lee muchos libros de negocios, pero no aplica ninguno.
  2. Se pasa la vida yendo a eventos empresariales, pero no crea empresa.
  3. Tiene grandes e innovadoras ideas, pero no pone en práctica ninguna.

Como verán muchachones, un wantrepreneur es la persona que tiene ganas de emprender pero que nunca toma acción. Nunca da el salto definitivo y nunca asume riesgos. ¿Les ha pasado? ¿Conocen un Wantrepreneur? Tú mismo, ¿eres un emprendedor o un wantrepreneur?

Características de un Wantrepreneur

Parceros, ¿saben yo cómo conocí este término tan peculiar? No fue en un libro ni en una charla motivacional. Un día me topé en Youtube con un capítulo de Shark Tank Estados Unidos; ya saben, ese programa de emprendimiento al que la gente va a exponer sus proyectos frente a grandes empresarios. Resulta pues parceros que uno de los participantes llevó un producto de alta gama, con estadísticas y datos impresionantes. Hasta puso un vídeo en el que mostraba cómo funcionaba su proyecto. Sin embargo, uno de los tiburones, en específico Mark Cuban, empezó a hacerle preguntas: ¿Cómo recuperaremos nuestra inversión? ¿Cuántas unidades de su producto ha vendido? ¿Cuánto dinero ha invertido hasta la fecha? ¿Cuánto tiempo lleva trabajando en esto?

El participante, un tanto agobiado por las preguntas, no supo responder con datos exactos a estas cuestiones planteadas por Cuban, excepto la del tiempo: confesó que llevaba alrededor de 10 años trabajando en esa idea. Acto seguido, el empresario le dijo al participante:

«Usted no es un emprendedor, es un wantrepreneur. Reconozca quién es usted»

Mark Cuban

Parceros, y es que el man llevaba 10 años trabajando en una idea, pero no supo responder las preguntas relacionadas con la práctica. Se notaba que el tipo nunca había salido a vender su producto, nunca lo había testeado, no conocía el mercado y, mucho menos, la rentabilidad del mismo. El tipo tenía un modelo perfecto en su cabeza que los jurados de Shark Tank aterrizaron a la realidad. En ese sentido, puedo decir que una de las grandes características de los wantrepreneurs es que tienen muchas ideas pero rara vez pasan a la acción. Pero esa no es la única característica, veamos las que para mí son las principales.

Siempre tienen grandes e innovadoras ideas de negocio

Los emprendedores deseosos siempre tienen grandes ideas parceros. Se la pasan de networking en networking profesando las muchas cualidades de sus ideas, pero pocas veces se les ve llevándolas a cabo. Los wantrepreneurs hablan y hablan, pero no trabajan para lograr aquello de lo que hablan. Para ellos, entre las ideas y la acción, hay un gran abismo que no están dispuestos a sortear. En definitiva, tienen miedo a arriesgarse.

Soñadores excesivos

Muchachones, soñar es el motor de todo logro, sin embargo, para poner en marcha ese motor hay que trabajar. Soñar no es todo el trabajo parceros, es apenas una parte. Si nos quedamos soñando nunca vamos a enfrentar la realidad de nuestras ideas, los retos que conllevan y las alegrías que nos pueden brindar. No basta con solo decir «me gusta escribir» «tengo una idea para un libro» «este negocio puede convertirme en millonario» hay que hacerlo parceros. Si les gusta escribir, escriban. Si tienen una idea ganadora, arriesguense. Soñar en exceso es perjudicial.

Para todo tienen una excusa

Ayy parceros ome, esta característica sí que la hemos sufrido todos, sin excepción. Excusas van, excusas vienen y así se nos pasa la vida. Posponiendo nuestros sueños, dilatando nuestras pasiones y viviendo una vida con la que no estamos satisfechos. Los wantrepreneurs no pasan a la acción porque viven llenos de excusas y de miedo. Se escudan en que la idea no era tan buena, en que no tienen dinero y en que no tienen tiempo. ¿Saben qué creo yo? Patrañas. Un verdadero emprendedor no saca excusas parceros, si realmente siente que su idea tiene potencial, no descansará hasta haberla hecho realidad.

Tienen una lista de metas eternas

Muchachones, los wantrepreneurs pueden tener ideas únicas y creativas, pero por lo general no tienen esperanzas de hacerlas realidad. Lo mismo pasa con sus metas y objetivos. Tienen tantas que a menos que vivan dos vidas no van a poder cumplirlas todas. Un emprendedor deseoso suele fantasear más de la cuenta y eso se ve reflejado en sus objetivos de vida. Un Wantrepreneur rara vez tiene un camino trazado, una meta única y un objetivo claro.

Siempre están esperando las condiciones perfectas

Como dijo Napoleón Hill parceros:

«Nunca es el momento perfecto para emprender. No esperes. El momento nunca será el adecuado. Empieza donde estés ahora, trabaja con lo que tengas a tu disposición y encontrarás mejores herramientas a medida que sigas adelante»

Napoleon Hill

Sin embargo, los wantrepreneurs siempre están esperando las condiciones perfectas para llevar una idea a cabo. Cuán equivocados están. No se dan cuenta muchachones de que nunca será el momento adecuado. De de que simplemente hay que tomar riesgos y lanzarle a la aventura. Un emprendedor toma riesgos, un wantrepreneur los evita.

Diferencias entre un emprendedor y un Wantrepreneur

Parceros, muchas personas en el mundo sueñan con iniciar sus propios negocios. No obstante, no todos tienen las habilidades necesarias para ser exitosos. Esta es una realidad que no se puede desconocer. Lo que no quiere decir que no podamos aprender esas habilidades. Yo siempre he sido un convencido de que un emprendedor no nace sino que se hace.

Por otra parte, también debemos reconocer que todos en algún momento hemos sido Wantrepreneurs, con miles de ideas en la cabeza que nunca llevamos a la acción. Pero en nosotros mismos está cambiar ese paradigma y dejar de ser esos eternos soñadores que no están dispuestos a arriesgar nada. Por esa razón, a mi parecer hay tres elementos fundamentales que diferencian a un emprendedor de un Wantrepreneur.

Devoción implacable

Los Wantrepreneurs sueñan con llegar a la cima del éxito parceros, pero no están dispuestos a sacrificar nada para hacer realidad este sueño. Por el contrario, un verdadero emprendedor tiene una devoción implacable por sus objetivos, así como la capacidad de superar sus propios miedos y dudas. Un verdadero emprendedor no tiene miedo a cambiar su vida. Antes bien, el riesgo lo estimula para lanzarse al ruedo.

Los emprendedores están preparados para renunciar a su vida personal

Muchachones, uno de los mayores miedos que tienen las personas antes de emprender tiene que ver con el tiempo que esta tarea les va a demandar. No obstante, los emprendedores superan este miedo gracias a su implacable devoción. Tienen objetivos trazados, metas a mediano y largo plazo y una disciplina tan férrea como sus convicciones. Los emprendedores saben que los primeros años serán de mucho sacrificio, pero que el futuro estará cargado de libertad. Los Wantrepreneurs piensan en la inmediatez y por esa razón sienten constante miedo de perder sus privilegios, la comodidad de su vida sin riesgos y su tiempo para seguir pensando en mil ideas por día. Los emprendedores hablan con resultados, mientras que los wantrepreneurs no paran de hablar.

Los emprendedores crean el entorno necesario para emprender

Los emprendedores hacen que las cosas sucedan, parceros. Ni más ni menos. Por eso siempre me ha gustado comparar a los emprendedores con magos. Los emprendedores tenemos la capacidad de crear cosas que no existían, cambiar paradigmas, ayudar a la sociedad y brindarle a las personas experiencias que las impacten. Sin importar el paso que demos, siempre estamos dispuestos a caminar. No importa si es lento o rápido, para nosotros cada paso es importante. Preferimos la disciplina al talento. Los emprendedores sabemos que, como dijo Thomas Alva Edison, «La genialidad es un 1% de inspiración y un 99% de transpiración».

¿Y los Wantrepreneurs? Ay parceros ome, nuestros eternos soñadores siempre están buscando excusas, se quejan cuando les toca trabajar duro y se resisten a los cambios. No quieren perder sus privilegios ni arriesgarse. ¿Ustedes de qué tipo son?

¿Cómo dejar de ser un Wantrepreneur?

Yo sé que en algún momento todos hemos sido Wantrepreneurs, sin embargo, esta actitud no hay que conservarla por demasiado tiempo, porque como ya hemos visto, se vuelve totalmente perjudicial para nuestros intereses. Yo no voy a negar que he sido Wantrepreneur parceros, pero la virtud consiste en no quedarse allí, en darse cuenta a tiempo y cambiar nuestra actitud. ¿Cómo la cambiamos? Si me permiten muchachones, les daré algunos consejos acerca de cómo dejar de ser un eterno soñador.

No pienses en más ideas sin haber puesto en marcha la anterior

De este método podría decirles que es infalible. Los obligará a dejar de pensar en ideas y concentrarse en la acción, en la realidad. Si tienen una idea, háganla realidad. Encaminen su energía a una sola actividad muchachones y verán cómo empiezan a lograr resultados. Desperdigar la energía en muchas tareas a la vez solo nos va a traer improductividad. Tenemos que ser más selectivos y aprender a priorizar lo realmente importante de lo que no lo es.

Si lees un libro sobre negocios o finanzas aplica al menos una de esas enseñanzas en tu vida

Ay muchachones, ¿cuántas veces no nos la pasamos leyendo libros y anotando en cuadernos todas las enseñanzas que nos dejan esas lecturas?. Eso está muy bien y yo lo he hecho a lo largo de mi vida, pero ¿de qué nos sirve anotar todo en un cuaderno si ni siquiera vamos a poner en práctica las enseñanzas? Basta de ilusiones mentales parceros. Como dice Matías Salom: «un libro aplicado vale por cincuenta leídos»

Así que empiecen a poner en práctica los conceptos y enseñanzas que leen en los libros señores. No se queden solo con la teoría que la realidad es millones de veces más interesante y enseña más. Apliquen y practiquen, no sean como los wantrepreneurs que se la pasan predicando pero no practican jeje.

Testeen sus ideas en la realidad

Parceros, una cosa es no parar de hablar sobre una idea y nunca llevarla a cabo y otra muy diferente es empezar a testaearla para ver si funciona. ¿Por qué testear es tan efectivo? Porque en nuestra cabeza todo es perfecto, pero en la realidad no. En nuestra mente tenemos todo controlado, nos imaginamos exponiendo nuestra idea de manera brillante a los inversionistas y hasta nos alcanzamos a imaginar que todo va a ser un éxito desde el principio. Sin embargo, cuando hablamos con gente real, cuando enfrentamos nuestra idea con clientes potenciales y con la competencia, nos estrellamos con la dura realidad.

No seamos como el man de Shark Tank que había trabajado en una idea por diez años y ni siquiera sabía en cuánto tiempo su proyecto podía recuperar la inversión inicial. Los emprendedores tenemos que tener un equilibrio entre el pensar y el hacer. Tampoco estoy diciendo que las ideas no sean importantes, pero igual de importantes que ellas es la acción. Si ustedes logran un equilibrio entre el hacer y el pensar, creanme que van a ser imparables parceros.

Ahora que ya saben qué son los Wantrepreneurs y que el mundo está lleno de ellos les quiero preguntar: ¿con qué se sintieron identificados? ¿Creen que son emprendedores o wantrepreneurs? Ser un eterno soñador no está mal parceros, eso sí, siempre y cuando le pongamos un límite de tiempo.

Espero que este artículo les haya servido para identificar en qué están fallando y que así mismo lo puedan corregir muchachones. No se preocupen, yo mismo fui un wantrepreneur, pero estuve por pocos meses ahí metido jeje. Espero que si ustedes lo son, puedan salir más temprano que tarde de esa relación perjudicial.

Se les quiere parceritos.

Daniel Tirado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *