ENSEÑANZAS DE PADRE RICO PADRE POBRE

Parceros, las enseñanzas que a mí me dejó Padre rico Padre pobre fueron de gran ayuda y hoy quisiera compartirlas con ustedes. Este libro es una excelente guía para aprender sobre inteligencia financiera y muchas de sus enseñanzas me sirvieron para estructurar el reto FINANZAS 21X. ¿Ya hicieron el reto? Si no lo han hecho muchachones acá les dejo el link para que empiecen a cambiar su educación financiera.

Click para empezar el reto: FINANZAS 21X – DIA UNO.

El autor de este libro, Robert Kiyosaki, se dio cuenta desde muy joven que la mayoría de personas que conocía, incluido su propio padre, no tenían ni una pizca de educación financiera. Estas personas, al decir del autor, no sabían cómo funcionaba el dinero y simplemente habían aceptado su suerte de ser empleados toda la vida.

El padre de Kiyosaki (Padre pobre) le recomendaba al joven que debía estudiar muy duro para conseguir empleo en una empresa importante y, de esa forma, podría asegurarse una estabilidad en su vida. El joven Kiyosaki había aceptado la visión de vida de su padre sin chistar hasta que conoció al padre de Mike, su mejor amigo en la escuela, y su visión cambió completamente. El padre de Mike (Padre rico) le dio la primera y más importante lección financiera al joven Kiyosaki y esa lección es el punto de partida del libro Padre rico Padre pobre.

Los ricos no trabajan por dinero

Hombre, Danny, ¿pero te enloqueciste o qué parcero? ¿Cómo así que los ricos no trabajan por dinero? ¿No son los ricos los que tienen el dinero? Si no trabajaran por dinero no serían ricos.

Parceros no me enloquecí, esto es lo que piensa la mayoría de la gente que tiene poca educación financiera. Si no me creen hagan ustedes el propio experimento con sus familiares y amigos. Pregúntenles que si los ricos trabajan por dinero y verán que todos van a responder sin pensarlo que sí. A diferencia de la extendida y popular creencia de nuestros familiares y amigos de que los ricos trabajan por dinero, Kiyosaki va a decir que no es así. Y lo explica con una frase contundente:

«Los ricos no trabajan por dinero, el dinero trabaja para ellos»

Robert Kiyosaki Padre rico Padre pobre

¿Pero cómo fue que Kiyosaki aprendió esta lección de su padre rico? Pónganse cómodos parceros y aprendan de esta historia. Cierto día el joven Kiyosaki y su amigo Mike decidieron emprender en la escuela vendiendo monedas de plomo. El padre de Kiyosaki los descubrió y les dijo que eso era ilegal. No obstante, los felicitó por haber tenido una idea para ganar dinero. Los niños, un tanto desilusionados, le preguntaron que entonces cómo hacían para ganar dinero. A lo que el padre pobre tuvo que responder que ni él mismo sabía cómo.

Muy apenado el padre pobre les dice a los chicos que en vez de pedirle consejos a él, que era tan solo un empleado, se los pidieran al padre de Mike, que era un empresario que estaba empezando a hacer fortuna. Así que los chicos se dirigieron entusiasmados donde el padre rico para que les enseñara a hacer dinero. Este hombre, que era dueño de almacenes, tiendas y restaurantes, les dice que sí y les propone a los jóvenes trabajar para él.

«Los pobres y la clase media trabajan para ganar dinero, los ricos hacen que el dinero trabaje para ellos»

¿Cómo lo ven hasta ahí muchachones? No se vayan que esto se pone más interesante. Una vez que los chicos aceptaron trabajar para el padre rico, este les armó una jornada laboral de tres horas cada sábado. Los chicos empezaron a trabajar muy duro cada sábado por 10 centavos la hora. Pero no bien llegó la cuarta semana, el joven Kiyosaki se mostró bastante molesto por el bajo pago que estaba recibiendo. Además, no había vuelto a ver al padre de Mike, y sentía que no estaba aprendiendo nada acerca de cómo hacer dinero. Dispuesto a renunciar, el joven Kiyosaki solicitó hablar con el padre de Mike y le dijo que era un tramposo. Que 10 centavos era muy poco por el trabajo que hacía y que tampoco le había enseñado nada valioso.

El padre rico, luego de escuchar al joven Kiyosaki entre sollozos, le dijo que así él no lo viera, le estaba enseñando algo muy valioso. Solo que se lo había enseñado con un método parecido al de la vida real y no como se lo enseñaban en la escuela. El joven Kiyosaki no lograba entender al padre rico, hasta que este le dijo las siguientes palabras: «La mayoría de las personas renuncian, buscan otro empleo con un sueldo más alto, creyendo que esto resolverá sus dificultades financieraspero esto no resolverá nada, porque el problema son ellos mismos»

Adicionalmente, el padre rico agregó: «tengo más de 150 empleados y ninguno de ellos me ha preguntado lo que sé sobre el dineroMe han pedido un empleo y un cheque por su salario, pero nunca que les enseñe sobre el dinero. De manera que la mayoría pasará los mejores años de su vida trabajando por dinero, sin comprender realmente por qué trabajan» El joven Kiyosaki lo entendió al instante, para lograr ser exitoso financieramente había que usar la inteligencia. Entender cómo funcionaba el dinero y no conformarse con simplemente tener un empleo. El padre rico, después de haber hecho reflexionar el joven Kiyosaki, le dijo una frase que lo acompañaría por el resto de su vida: «Los pobres y la clase media trabajan para ganar dinero, los ricos hacen que el dinero trabaje para ellos”



¿Parceros, ustedes saben cuál es la trampa más grande de la vida? Déjenme contárselos a través de las propias palabras del padre rico. La trampa más grande de la vida es trabajar muy duro a cambio de poco dinero y aferrados a la ilusión de la seguridad en el empleo. No contentos con eso, esperamos con ilusión tres semanas de vacaciones cada año y una pequeña pensión tras 50 años de trabajo. ¿No les parece algo cruel esta trampa? Si lo pensamos bien, pasamos nuestros mejores años trabajando para otros. ¿Por qué?

Kiyosaki lo explica muy bien diciendo que las personas nunca se dan cuenta que están metidas en una trampa. Los padres les dicen a los hijos que terminen sus estudios para que tengan un buen empleo. Y que una vez consigan un empleo deben trabajar muy duro para que puedan pagar su estilo de vida. ¿Se dan cuenta muchachones? En ese circulo vicioso entramos todos. La gran trampa que advierte Kiyosaki tiene que ver con que las personas tenemos dos grandes problemas:

  1. Miedo a no tener dinero.
  2. Deseos incontrolables de consumir.

Por esa razón parceros, nunca salimos de la trampa. Y aquí se hace evidente la enseñanza que el padre rico le dio al joven Kiyosaki. Las personas no arreglan sus problemas financieros teniendo más dinero porque el problema no es el dinero. El problema es cómo lo usamos.

Carrera de ratas

Si bien esto lo expliqué muy bien en el reto FINANZAS 21X, no puedo dejar de tocarlo acá parceros. Según Kiyosaki en Padre rico Padre pobre, esta gran trampa nos lleva a algo que se conoce como la carrera de ratas. La carrera de ratas muchachones representa como vive la mayoría de la sociedad hoy en día. ¿Por qué? Ayyy ome parceros, por la sencilla razón de que las personas gastan todo lo que ganan y además piensan así: -No viejo Danny, cuando yo consiga un sueldo más alto voy a empezar a ahorrar. ¿Saben qué pienso yo de eso? Que es mentira. ¿Por qué no logramos ahorrar ahora con nuestro sueldo? Por una razón fundamental parceros: porque tenemos deseos incontrolables de consumir. Porque gastamos más de lo que ganamos. Porque no tenemos educación financiera.

Lo que ocurre con la carrera de ratas es que cuando las personas empiezan a ganar más, empiezan inmediatamente a consumir más. En vez de ahorrar aumentan su nivel de gastos. La carrera de ratas es tan perjudicial muchachones que las personas se vuelven esclavas del dinero. Compran cosas que no necesitan y tardan años en pagarlas. A eso súmenle el agravante de que su única fuente de ingresos es su salario. ¿Ven cómo todo se interconecta? Por eso los ricos no trabajan por dinero parceros, los ricos no son esclavos del dinero y tampoco cayeron en la trampa más grande de la vida. O mejor dicho, no es que no hayan caído, es que lograron salir de ahí.

¿En realidad necesitamos ese auto más caro, esa casa más grande, el último Iphone que salió al mercado? Parceros, se los voy a decir tan claro que espero que nunca se les olviden estas dos frases:

  • «El dinero sin inteligencia financiera se pierde facilmente»
  • «Lo importante en la vida no es cuánto dinero ganas sino cuánto dinero conservas»

Diferenciar activos y pasivos

Para Kiyosaki la regla principal para salir de la carrera de ratas y dejar de ser esclavos del dinero es diferenciar activos y pasivos. Según nos dice él en libro los ricos adquieren activos, y los pobres y la clase media adquieren pasivos creyendo que son activos. ¿Ustedes saben que son los activos y los pasivos muchachones? Se los voy a explicar de manera sencilla:

  1. Activos (ingresos): ponen dinero en tu bolsillo.
  2. Pasivos (gastos): sacan dinero de tu bolsillo.

¿Danny, y entonces una casa propia es un activo? Depende parceros. Si es una casa propia por la que te pagan alquiler cada mes sí es un activo. Si es una casa propia a la que no le terminas de pagar el crédito hipotecario es un pasivo. Kiyosaki decía que no entendía por qué las personas se afanaban tanto en comprar casas propias. A sus gastos mensuales se iba a sumar el crédito hipotecario y la capacidad de endeudamiento también subiría. ¿No es más lógico adquirir otros activos antes que una casa? ¿Activos que pongan dinero en tu bolsillo y que te permitan pagar la casa más rápido?

A eso se refería precisamente Kiyosaki cuando decía que la clase media compraba pasivos creyendo que eran activos. En ese sentido, Kiyosaki define la riqueza como: “la capacidad de una persona para sobrevivir cierto número de días sin trabajar. O dicho de otro modo: si dejo de trabajar el día de hoy, ¿cuántos días sobreviviré con el dinero que poseo?

El salario como único activo

Muachachones, en Padre rico Padre pobre, Kiyosaki nos dice que si nuestro único activo es el salario probablemente nunca dejaremos de ser esclavos del dinero y mucho menos podremos conseguir la tan ansiada libertad financiera. Y tiene razón, piénselo de este modo: si nuestra única fuente de ingresos es nuestro salario, ¿qué pasaría si dejáramos de trabajar quince días? Al final de mes tendríamos un hueco gigante en nuestras finanzas. En consecuencia, Kiyosaki recomienda aumentar los activos y reducir los pasivos. ¿Qué son los pasivos? Fácil parceros, la cuenta de Netflix, la mensualidad del gimnasio, la cuota del carro, las salidas a comer, Etc.

¿Qué son los activos? inversiones en empresas, propiedades en alquiler, aciones en la bolsa, negocios, emprendimientos, tiendas online, Etc. En este punto valdría la pena hacer una aclaración porque veo que muchos se confunden. Cuando Kiyosaki habla de pasivos se está refiriendo a «gastos pasivos». Por otra parte, cuando habla de activos se refiere a ingresos. Ahora bien, dentro de esos ingresos hay ingresos activos e ingresos pasivos. Los ingresos activos son aquellos que dependen de nuestro trabajo. Los ingresos pasivos son aquellos que entran a tu bolsillo sin necesidad de que trabajes.

Sin embargo parceros, yo no estoy muy de acuerdo con esa distinción. Las personas suelen pensar que un ingreso pasivo no requiere trabajo y eso es mentira. Al principio los ingresos pasivos requieren un trabajo arduo para que alcancen su punto de equilibrio. No obstante, una vez posicionados, los ingresos pasivos empiezan a trabajar para uno.

Un consejo de parceros

Teniendo en cuenta las grandes enseñanzas de Padre rico Padre pobre, quiero darles un consejo de parceros, de buena fe como decimos en Medellín. Si son empleados y sienten que están en esa perjudicial carrera de ratas, busquen invertir en activos y disminuyan lo que más puedan sus pasivos. De esa forma van a empezar a salir de ese circulo vicioso. No caigan en la trampa más grande de la vida. Salgan de ahí con inteligencia financiera y disciplina.

No gasten más de lo que ganan por favor, y tengan presente siempre esto: los problemas financieros son el resultado de trabajar toda la vida para otros. Emprendan parceros, piensen por fuera de la caja, no cometan los mismos errores que los demás. Sean auténticos y diferentes en su forma de pensar y verán cómo esa libertad financiera irá llegando poco a poco. Como diría el gran Marcelo Bielsa: «un hombre con ideas nuevas es un loco, hasta que sus ideas triunfan»

Un abrazo gigante.

Daniel Tirado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *