El cliente más importante

Hay un error que comete la mayoría de gente que empieza cualquier profesión o negocio en el modelo boostrapping.

Una palabra muy fea que se usa en el mundo de las startups para decir de forma elegante “arrancar sin invertir nada o casi nada”.

O, como diría mi padre, con una mano delante y otra detrás.

Las startups cuando empiezan con este modelo, e incluso tras levantar varias rondas de financiación, se centran en una única cosa…

La adquisición de usuarios.

Más usuarios, más rondas de financiación.

Más usuarios, más información.

Más información, más poder.

De hecho en Silicon Valley, una serie fantástica de HBO que recomiendo si quieres ver cómo funciona ese mundillo con un buen toque de humor, un consultor un poco tarado llega a decir a los protagonistas:

“¿Beneficio? ¿Cómo? No generes beneficio, que entonces los inversores te pedirán más beneficios. Solo usuarios, usuarios”.

Es una exageración, pero para que comprendas que eso es lo realmente importante.



Si miras la historia de Facebook, Dropbox o Mailchimp verás que empezaron más o menos así.

Usuarios, usuarios, usuarios.

¿Y qué hace la mayoría de gente cuando empieza en el mundo del copywriting, tráfico, diseño o con una empresa online?

Pensar solo en cuánto le va a cobrar al primer cliente.

Se agobian pensando en la tarifa que le van a poner a ese cliente, en darse de alta como autónomo y en todo tipo de historias complejas.

Es más sencillo.

El primer cliente que debes de convencer no es ese que te va a pagar más o menos.

El primer cliente eres TÚ.

Y no hablo de que trabajes tu web, sino que ese cliente es el que te demuestra a ti que el lugar en el que te has metido es real.

Cuando empiezas de cero y alguien quiere pagarte, importando poco o nada si quiere darte 10.000€, 1.000€ o 100€, lo importante es el hecho de que alguien lo haga.

Es cuando los niños se hacen mayores porque tienes una responsabilidad.

Mi primer cliente fue una compañía de flamenco a la que le llevaba las redes sociales y la web.

¿Cobre mucho?

No, por supuesto.

Pero me permitió aprender a gestionar un cliente, tener un fijo de base para pagarme mis gastos de operativa y ver que alguien confiaba en mí.

En redacción mi primer cliente fue un SEO que me explotaba escribiendo nosecuantos artículos para botas, embarazo, trenes, etc.

¿Cobraba mucho?

Tampoco, pero eso me permitía pagarme mis gastos de ocio y no tener que depender de nadie en un momento clave.

Y mi primer cliente serio e importante de copywriting fue una persona que vio un post mío en el blog de Dean Romero y me pidió un ebook completo sobre una temática que estaban trabajando.

¿Cobre mucho?

Tampoco, pero cuando vi más de 1.500€ en mi cuenta de PayPal dije “joder, esto ya es serio”.

Además, ese cliente después me generó esa cifra MENSUALMENTE a partir de ese trabajo.

Con todo esto no quiero decir que trabajes gratis.

Lo que quiero decir es que tienes que pensar que tu primer cliente no es para hacerte rico.

Que probablemente es el primer cliente de algo que aprendiste a hacer en los últimos meses o el último año como mucho.

Vete al primer año de una carrera universitaria a ver cuántos consiguen clientes o ni tan siquiera se lo plantean.

Lo que tiene que hacer ese cliente es llenarte de confianza, mostrarte que esto es serio y demostrarte a TI que estás en el lugar correcto.

Aunque sea un cliente penoso, te enseñará lo que NO tienes que hacer.

Como dice Álex Rovira…

“Unas veces se gana, otras veces se aprende”.

Pero no vas a aprender nada si te quedas esperando a hacerte rico con el primer pelotazo.

Usa la mentalidad de las startups.

Genera, genera y genera.

Y luego, con la experiencia que te da este primer cliente y los siguientes, hazte rico si quieres.

Javi “copywriter flamenco” Pastor

P.D. ¿Quién fue tu primer cliente y cómo te ayudó en tu carrera profesional?

No hace falta que contestes si no quieres, pero reflexiónalo para entender lo importante que fue para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *